El derecho penal consta de diferentes definiciones que se han desarrollado a lo largo del tiempo. Se podría decir que es un complejo conjunto de normas jurídicas, las cuales persiguen la orientación de los comportamientos humanos con los medios de intimidación y emenda.

De modo que el derecho penal estaría constituido por aquellas normas cuya función es dirigir el comportamiento de la sociedad para reeducar a los condenados. México utiliza este aspecto para la reeducación de los procesados.

Derecho penal

Mientras que, según diversas teorías, ese derecho se aplica a través del proceso penal. Esta definición se deriva del hecho de que la sanción es lo que caracteriza el derecho penal.

Diversas Doctrinas

Diversos juristas mexicanos, en cambio, definen el derecho penal como aquella parte del derecho público que rige los hechos que constituyen el delito, castigados con sanciones penales.

Para comprender esta definición formal es necesario saber en qué consiste la sanción penal. Pero para definir la sanción penal es necesario definir el delito, y para definir el delito es necesario definir el derecho penal. ¿Algo confuso verdad? Pero relájate, que es muy práctico de entender.

Entonces entras en un círculo vicioso que parecer no tener fin, también podemos asegurar que ambos conceptos depende uno del otro, en otras palabras, una relación simbiótica.

En última instancia, para definir qué se entiende por derecho penal, debe afirmarse que es esa parte del derecho público que rige los hechos que constituyen el delito al que están relacionadas las consecuencias penales.

Habiendo proporcionado una definición bastante clara del derecho penal, ahora debemos insistir en cuáles son sus funciones adecuadas.

Funciones del derecho penal

Este consta de varias funciones que son la función de remuneración, general preventiva, proactiva, enmendadora y defensiva.

En primer lugar, la función de remuneración, o alquiler. Es una función del derecho penal según el cual la pena sirve para compensar el mal que la empresa comete, con el acto delictivo.

En este sentido implica la idea de proporción entre entidades de la sanción y gravedad del delito causado, entre la medida de la pena y el grado de culpa. Mientras que las teorías neo retributivas se basan en la supuesta crisis de la ideología del tratamiento rehabilitador.

Esta tesis parte del concepto de que la idea retributiva encuentra su base empírica en las necesidades de castigo emocional que existen en la sociedad y en cada individuo frente a la perpetración de los crímenes.

Ha habido algunas críticas a la tesis salarial, la principal objeción es el hecho de que esta tesis favorece la función positiva que cumple el castigo para la sociedad y no está interesada en el destino del delincuente individual.

Otra función del derecho penal es la función preventiva general o de prevención general de la pena, por otra parte, una de sus funciones principales.

Esta función volvió sobre todo a la vanguardia en los años sesenta cuando hubo un aumento creciente y preocupante de la delincuencia con la consiguiente necesidad de reconsiderar las condiciones que garantizan una efectividad disuasoria real de la sanción penal.

Teoría de la psicología criminal en el derecho penal

Además, la función de prevención general se ha reformulado de acuerdo con diferentes teorías, como la psicológica según la cual se supone que el hombre es un ser racional que, antes de actuar, sopesa los pros y los contras de la elección criminal.

Este equilibrio debe resolverse renunciando al delito, siempre que la representación temprana de la sentencia exceda el atractivo de las ganancias relacionadas con el acto criminal.

La función proactiva del derecho penal, por otro lado, ocurre cuando promueve la realización de los objetivos establecidos por la constitución, el grupo dominante y la sociedad.

Es decir, estimula a los ciudadanos a mantener ciertos comportamientos en lugar de otros. Por lo tanto, con base en esta función, el derecho penal debe guiar el comportamiento de una comunidad específica.

Fuentes del derecho Penal

Al hablar de las fuentes del derecho penal mexicano hablamos de la proveniencia de los hechos que originaron la creación de las leyes que actualmente tienen validez en su ordenamiento jurídico y regulan la conducta delictiva de la sociedad.

La clarificación de estas fuentes son las siguientes, siendo estás: las fuentes históricas, fuentes materiales y las fuentes formales. Expliquemos brevemente cada una de ellas.

Fuentes históricas

Estás datan de los documentos de carácter histórico que hablan de la antigüedad del derecho. En su mayoría, se caracterizan por ser papiros, pergaminos y tabletas con información sobre procesos penales inquisitivos. Es decir, procesos donde las condenas eran en su mayoría muertes. Por ejemplo, los juicios efectuados por Moctezuma.

Fuentes materiales

Son los hechos que propician la creación de las normas jurídicas. Su prominencia determinará el grado de su contenido. ¿Cuáles serían estos hechos? Particularmente me limito a decir que en México por su carácter federativo las resoluciones políticas previas propician estas creaciones.

Fuentes materiales

Son todas aquellas relacionadas con la creación de las leyes como tal. Obviamente haría referencia al aspecto legislativo de la ley. En el caso de México podríamos mencionar las diversas reformas que ha tenido el código penal a través de los años.

Es importante destacar que según su contenido las fuentes tendrían un carácter directo que se manifiesta por medio de las normas jurídicas de carácter jurisprudencial. Otro aspecto a destacar sería la fuente principal, es decir, la Constitución.

Este factor tan importante determinara la aplicación de las leyes derivadas de la Constitución, así como también sus reformas respectivas.

Llegados a esta mención, es indispensable indicar que es una clara referencia a las fuentes subsidiarias debido a que proveen de información para la comprensión de la aplicación de la ley máxima para la reforma de las derivadas.

Cómo pueden observar el mundo el derecho penal está lleno de complejidad, pero nunca nadie dijo que regular la conducta social de las personas desde su impulso para la comisión de hechos punibles sea algo fácil.

Gracias a su complejidad muchos juristas sostiene tesis muy interesante, tesis que fueron explicadas y mencionadas previamente.

Deja un comentario